Todo requiere de su trabajo

“La mejor recompensa esta en aquello que más esfuerzo nos cuesta.”

(Shlomo  Breznitz)

 

cropped-atrevete1.jpg

 

En nuestras vidas llega un momento en el que nos preguntamos si realmente lo que estamos haciendo es lo que realmente queremos hacer. Es aquello que quisimos desde siempre hacer, o, incluso, aquello que soñamos que haríamos algún día. Llega un momento en que decimos: – Ya está. Hasta aquí he llegado. Pase lo que pase estoy decidido ha hacerlo. A por todas. Y aún y así llega el domingo por la tarde y nos encontramos sentados delante de la televisión, viendo una película “tostón” y sin sentido alguno en un canal de televisión basura; cambiando de canal por inercia y sin poner atención a lo que aparece en la pantalla, ya que todo es lo mismo. Nos sumergimos en un mar  de hastío y  decimos para nuestros adentros: – De mañana no pasa. ¡Ja!. Y el mañana llega y seguimos defecando en nuestro propio cerebro.

Pasamos los días abriendo nuestro ordenador, iPad, teléfono móvil y leyendo y releyendo esos fantásticos e inspiradores mensajes de personas, en su mayoría, que actúan como nosotros. Somos los vivos ejemplos de la frase “mucho ruido y pocas nueces”. Pensamos, decimos, compartimos y nunca, nunca actuamos. No ponemos en práctica ni una sola de las sentencias que nos llega a través de las redes sociales. (Hay quien si pone en práctica alguna; quizá la más sencilla de realizar, la que no le resulta excesivo esfuerzo, y los hay que se atreven con aquello de,… “Esto ya lo sabía”, o, “Yo ya lo hago”). Eso sí, hacemos clic en  el famoso “like”, ponemos el pulgar hacia arriba, compartimos con nuestras “amistades” e, incluso, nos atrevemos a comentar sobre aquello en lo que alguien pensó hace más de dos mil años. Pero, …, ¡NO NOS MOVEMOS!.

Pretendemos que todo cambie sin hacer nada. Nos dejamos envolver por una especie de burbuja de  placebo, una especie de loción formada por todos aquellos pensamientos positivos que engañan nuestros verdaderos sentimientos y no nos dejan expresar lo que verdaderamente pensamos.  ¿Qué necesitamos realmente para ACTUAR?, ¿Para movernos?, ¿para realizar aquello que anhelamos?, en definitiva, para actuar de la forma adecuada y  en el momento adecuado de tal índole que aquello que lo  hacemos nos lleve a la consecución de lo que nos hemos propuesto.

¿Por qué no nos movemos? y cuando digo “movemos”, evidentemente, no me estoy refiriendo a saltar, bailar o twistear al son de la música que nos agrade. No. Cuando digo “movemos”, me refiero al hecho de saltar de donde estemos dirigirnos al lugar en donde está lo que necesitamos para la consecución de lo que deseamos, y empezamos a TRABAJAR en ello. Sí TRABAJAR, y lo repito en mayúsculas. Porque hay que trabajar, siempre hay que trabajar. Si realmente lo piensas siempre tenemos que trabajar. Trabajar para ganar dinero, trabajar para ir a la compra, trabajar para preparar nuestra comida, trabajar para preparar nuestras vacaciones, en las que seguimos trabajando, incluso trabajamos para asearnos. Toda nuestra vida es trabajo. Entonces si desde que nacemos estamos haciendo esfuerzos y trabajamos duro para conseguir lo que queremos. ¿Qué es lo que nos asusta en estos momentos de nuestra vida?, ¿Por qué no actuamos como actuábamos cuando éramos inocentes infantes y estábamos aprendiendo a caminar?

Tras muchas caídas (FRACASOS) y con una inquebrantable fuerza de voluntad (PERSISTENCIA), un infante  aprenderá a estabilizar la marcha. Para ello, juntará las piernas cada vez más, colocará los pies en paralelo y dará pasitos más cortos. (Descubre aquello que necesita, descubre su técnica en función de los resultados que ha obtenido hasta el momento). Al mismo tiempo, utilizará los brazos para guardar el equilibrio.

Un bebé está listo para caminar cuando se pone de pie por sí mismo  (ACTÚA)  y empieza a dar espontáneamente sus primeros pasos, aún tambaleantes, buscando apoyo en los muebles o la pared (BUSCA Y ACEPTA AYUDA SI LA NECESITA). Normalmente, su intención (TIENE UN OBJETIVO REALISTA, CONSEGUIBLE)  es acercarse a la madre o a sus objetos más queridos.

 ¿Cuántos de nosotros nos atrevemos a lanzarnos a la peligrosa aventura que consiste en conocernos a nosotros mismos? A, no sólo descubrir, si no también aceptar cuáles son nuestras flaquezas, nuestros puntos débiles, para poder desarrollarlos en la medida necesaria, y cuáles nuestros puntos fuertes, para optimizarlos de la forma correcta?.  Aquellos que dicen que se conocen a sí mismos, ¿dicen la verdad?, o es una verdad fabricada a su antojo para encontrarse cómodos con las situaciones que viven y no enfrentarse a sus temores escondidos en lo más profundo de su ser. Para permanecer en su Zona de Confort y no dar el paso que les llevara a la Zona del temor.

Al igual que los bebés debemos ponernos en marcha, debemos levantarnos, salir de nuestra zona de confort, y “caernos”, si, “caernos” para volver a levantarnos y volverlo a intentar (sin perder de vista el realismo que sea necesario tener), descubrir en base a cuales son nuestros puntos débiles y desarrollarlos, y nuestros puntos fuertes y optimizarlos, seguir persistiendo, siempre teniendo en mente aquello que pretendemos conseguir. Buscar la ayuda que sea necesaria, entenderla y aceptarla, actuando en consecuencia. No perder de vista nuestro objetivo final, y si es necesario, dividirlo en objetivos más pequeños y más fácil de conseguir que nos lleven al deseado objetivo final.  Poco a poco y con la seguridad que nos dará el hecho de saber que, al final, conseguiremos lo que nos hemos propuesto.

Micahel Phelps es el plusmarquista mundial en piscina larga de los 100 y 200 metros mariposa, y los 400 metros de pico estilos, como también ex plusmarquista mundial de los 200 metros libre y combinado. Ganó un total de 71 medallas en las grandes competiciones mundiales en piscina larga: 57 oros, 11 platas y 3 bronces, en lo que incluye Juegos Olímpicos, Campeonatos Mundiales y el Campeonato Pan-Pacífico.

Michael entrenaba seis horas al día, seis días a la semana. Iniciaba su rutina de estiramiento todos los días,  seguido de entrenamiento de resistencia tres veces por semana una hora. Una buena parte de su éxito se centra en su resistencia muscular, flexibilidad y mejorar su flotabilidad en el agua, aderezado con ejercicios intensos  como el helicóptero de madera diagonal y el picador de madera recta, que ayudó a desarrollar fuerza y poder en Michael..

Michael también trabajaba duramente la sincronización y técnica para nadar. Su entrenamiento en la piscina era equivalente a aproximadamente ocho kilómetros de distancia.. Luego continuaba con su rutina cardiovascular.

Sacrificio,  dieta y ejercicio. No es más extraordinario que el resultado de esa combinación. El éxito de Phelps radica en el establecimiento de un objetivo, la creación de un plan de acción, seguimiento exhaustivo del mismo, corrección, seguir intentándolo, establecimiento de metas conseguibles día a día, semana a semana, que le van acercando poco a poco a su meta final; trabajo duro, perseverancia, consistencia de sus pensamientos y acciones, y el no perder de vista en ningún momento el objetivo que se ha propuesto alcanzar.

Salir continuamente de su zona de confort para lanzarse al vacío de la zona del miedo que le proporcionará nuevas experiencias de las que aprenderá y cuya experiencia le llevaran a mejorar a cada paso hasta llegar a final.

Con esto no quiero decir que nos tenemos que convertir todos en campeones olímpicos. Hay que ser realista. No podemos desear o plantearnos objetivos imposibles. Objetivos para los que no tenemos cualidades. Porque esa triste realidad existe. No podemos intentar batir marcas de atletas de 19 años de edad a los 50 o 60. Es evidente, ¿verdad?

No podemos triunfar en el mundo de la canción si no tenemos el registro, la voz, la capacidad necesaria. ¿No es cierto?. Ni tan siquiera podemos adelgazar 20 kilos en una semana por mucho que nos lo propongamos.

Todo requiere de su trabajo, de su inversión de tiempo y esfuerzo. Las recompensas no son gratis, los premios tampoco. Conseguir aquello que nos proponemos no es una lotería que te va a tocar por comprar un boleto. Es más, ni siquiera la lotería viene a ti sin moverte, sin ir a comprar ese boleto, ya sea de una forma o de otra has de moverte para conseguir tu participación, y como no te muevas rápido y sepas a donde ir, te puedes quedar sin décimo de participación. ¿No es así?

“La diferencia entre un deportista de alta competición y una persona normal radica en la concentración y en la fuerza de voluntad, en la capacidad de mantener el rumbo hacia tu destino con el esfuerzo necesario hasta conseguir el objetivo. No existe satisfacción mayor que lograr el triunfo en aquello que te has empeñado. Cumplir contigo mismo, sentir que puedes alcanzar todo aquello que te propongas.”

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Leonardo da Vinci y el éxito

vitruvian

“Todo nuestro conocimiento tiene su principio en los sentimientos”.

Leonardo da Vinci fue considerado el paradigma del homo universalis, del sabio renacentista versado en todos los ámbitos del conocimiento humano, Leonardo da Vinci (1452-1519) incursionó en campos tan variados como la aerodinámica, la hidráulica, la anatomía, la botánica, la pintura, la escultura y la arquitectura, entre otros. Considerado el primer modelo de el “Hombre Renacentista”, un genio sin precedentes y con un “hambre” de conocimiento insatisfecha desde sus inicios. El ideal del “saper vedere” guió todos sus estudios, que ya en la década de 1490 comenzaron a perfilarse como una serie de tratados inconclusos que serían luego recopilados en el Codex Atlanticus.

 El ideal leonardesco de la «percepción cosmológica» se manifestaba en múltiples ramas: escribía sobre matemáticas, óptica, mecánica, geología, botánica; su búsqueda tendía hacia el encuentro de leyes, funciones y armonías compatibles para todas estas disciplinas, para la naturaleza como unidad.

Bien, Leonardo consiguió éxito y fama, reconocimiento y una gran cantidad de alumnos que seguían sus pasos.

¿Cuál fue el secreto del éxito de Leonardo?.

A través de las palabras de Leonardo podemos decir que su fama se construyó en base a su árduo trabajo, su persistencia, su constancia, su avidez de conocimiento, su pasión por todo aquello a lo que se enfrentaba, alimentándose, a su vez, de estamentos como los siguientes:

1.- “No hay mejor maestría que el dominio de uno mismo”. La Restricción en muchas de las cosas que hacen que dediquemos tiempo y esfuerzo a tareas equivocadas es una de las claves del éxito. El autocontrol y la autodisciplina nos ayuda a realizar todo lo necesario para ganar.

2.- “El aprendizaje nunca agota la mente”. La avidez por el conocimiento nos ayuda a mejorar cada día. Aprender cosas nuevas incentiva a nuestro cerebro a realizar esfuerzos que nos serán beneficiosos. El éxito requiere que la tarea sea minuciosa.

“Así como el hierro se oxida por falta de uso, también la inactividad destruye el intelecto”.

3.-  “Si no puedes hacer lo que quieres, debes querer lo que puedes hacer”. El estudio sin deseo arruina la memoria y no retiene nada de lo que se necesita. El éxito necesita “resolver”. Es decir, coraje, audacia, fuerza de voluntad y seriedad para logra el objetivo propuesto.

4.- Desde hace ya mucho tiempo tengo claro que la “gente de logro” rara vez se sienta y deja que las cosas pasen. Ellos salen y hacen que las cosas pasen.

También hay que tener en cuenta que el conocimiento por si mismo no es suficiente. El que sabe y no aplica lo que sabe nunca obtendrá el éxito perseguido. Estar dispuesto no es suficiente, debemos hacerlo.

Objetivos, planes de acción están bien, pero no tenemos que quedarnos ahí. Hay que moverse. Leonardo , pintó, escribió, creó, inventó, construyó y diseñó lo que siglos más tarde ha inspirado a cientos de mentes que han desarrollado su obra.

5.- Toda acción debe responder a un motivo. Un evento sin causa no producirá el resultado deseado. Es bien cierto que actuar por actuar puede llevarnos a un resultado no deseado por lo que es aconsejable buscar la causa correcta que justifica lo que vamos a realizar para conseguir nuestro objetivo.

Tenemos que tener muy claras las razones que nos llevan a seguir el camino escogido, ya que esas mismas razones alimentarán la pasión con la que abordemos la consecución del objetivo planteado.

6.- Aplaudo a todos aquellos que pueden sonreir en medio de los problemas, que pueden reunir fuerzas de la angustia, y crecen valientes a través de la reflexión.Sólo las mentes pequeñas se encojen ante la adversidad. Aquellos cuyo corazón es firme y cuya conciencia aprueba su conducta se mantendrán firmes en su propósito hasta el final.

Las personas resilientes hacen más y logran más. Todos aquellos que han logrado el éxito han caido antes, y seguramente han experimentado fracasos, pero su habilidad para levantarse, alzar la cabeza y seguir adelante, su persistencia y su constancia es lo que les ha mantenido en el camino y les ha llevado a la consecución de aquello que se propusieron.

7.- “De vez en cuando nos conviene desaparecer, obtener momentos de relajación, momentos con nosotros mismos, así cuando vuelvas a tu trabajo tu juicio será más seguro. Ir a cierta distancia porque entonces el trabajo parece más pequeño”.

Todo el mundo necesita un equilibrio, incluso los mejores. Tomarnos tiempo para relajarnos y rejuvenecernos. El equilibrio entre trabajo y vida es algo que tenemos que tener en cuenta para conseguir una vida más sana y feliz.

Si algo tenemos que aprender de maestros como Leonardo es a minimizar los obstáculos y maximizar nuestras oportunidades, así conseguiremos el mejor de los éxitos.

“No se puede poseer mayor gobierno, ni menor, que el de uno mismo”.

 

 

 

 

 

 

 

 

Posted in Uncategorized | Leave a comment

¿Gestionarnos a nosotros mismos?

¿Gestionarnos a nosotros mismos?

Gestionarme a mí mismo es un proceso en el que maximizo el aprovechamiento de mis talentos y mi tiempo para alcanzar aquellas metas que son significativas para mí. Metas que están basadas en mi sistema de valores.

¿Cómo me gestiono a mí mismo?

1.- Pensando y reflexionando sobre mí mismo (¿quién soy?, ¿qué quiero lograr?, ¿cómo me gustaría que fuera mi vida?).

2.- Decidiendo sobre mi futuro a corto y largo plazo. (¿Qué quiero hacer?, ¿quién quiero ser?, ¿cómo me veo en un futuro cercano, lejano?).

3.- Elaborando un plan de acción sobre mi vida.

4.- Tomando acciones para poner en marcha los mencionados planes.

5.- Evaluando constantemente los resultados obtenidos con la finalidad de Reajustar los planes o continuar con ellos si los resultados son óptimos.

Nuestro futuro depende de nosotros mismos. Somos los responsables de gestionar aquello que nos ocurre. Lo que decimos que “nos trae la vida”, “lo que la vida nos pone delante”. Sí, pero el gestionar como lo tomamos, como lo aceptamos o no, como reaccionamos ante las diversas situaciones, ES COSA NUESTRA.

¿Dejas tu vida al Azar, o la gestionas?

Para gestionarnos a nosotros mismos, debemos responder a las siguientes preguntas (Según Peter Drucker):

¿Cuáles son mis fortalezas? “La mayoría de las personas creen saber en qué son buenas. Por lo general se equivocan. Con mayor frecuencia, saben en qué no son buenas, y aun así son más las que se equivocan que las que aciertan. Y, sin embargo, una persona sólo puede desempeñarse a partir de fortalezas”. Luego agrega “Hace falta mucha más energía y trabajo para mejorar desde la incompetencia a la mediocridad que para pasar del desempeño de primera a la excelencia”.

¿Cómo me desempeño? “Sorprendentemente pocas personas saben cómo logran hacer las cosas. De hecho, la mayoría de nosotros ni siquiera sabemos que distintas personas trabajan y se desempeñan de manera diferente. Demasiadas personas trabajan de maneras que no les son propias, y eso prácticamente garantiza el no desempeño”.

¿Soy un lector o un auditor? “La primera cosa que usted debe saber es si es un lector o un auditor (que prefiere escuchar). Muy pocos saben siquiera que existen lectores y auditores y que las personas rara vez son ambos”.

 

¿Cómo aprendo? Para saber  cómo uno se desempeña debe “entender cómo aprende”. Más adelante explica: “En todas partes las escuelas están organizadas bajo el supuesto de que existe sólo una manera correcta de aprender y que es la misma para todos. Pero ser obligados a aprender a la manera del colegio es el mismo infierno para los estudiantes que aprenden de otra forma. De hecho, probablemente exista media docena de maneras de aprender”.

¿Cuáles son mis valores? “Para ser capaz de gestionarse a sí mismo, usted finalmente debe preguntarse: ‘¿Cuáles son mis valores?’. Ésta no es una pregunta de ética”. Luego complementa: “Las fortalezas de una persona y la manera en que esa persona se desempeña rara vez entran en conflicto; son complementarias. Pero a veces hay conflicto entre los valores de una persona y sus fortalezas. Lo que uno hace bien –incluso muy bien y exitosamente– podría no calzar con el propio sistema de valores. En ese caso, podría parecer que no vale la pena dedicar la vida a ese trabajo (ni siquiera una parte sustancial de ella)”.

¿Cuál es mi lugar? “Un pequeño número de personas sabe desde muy temprano cuál es su lugar. Los matemáticos, los músicos y los cocineros, por ejemplo, generalmente ya son matemáticos, músicos o cocineros cuando tienen cuatro o cinco años de edad”. Agrega: “La persona que ha aprendido que no se desempeña bien en una organización grande debería haber aprendido a decir que no a un cargo en una de ellas. La persona que ha aprendido que no es un tomador de decisiones debería haber aprendido a decir que no a un proyecto de toma de decisiones”.

¿Cómo debería contribuir? “A lo largo de la historia, la gran mayoría de las personas nunca tuvo que preguntarse: ‘¿Cómo debería contribuir?’. Se les decía cómo contribuir, y sus tareas eran dictadas por el trabajo en sí”. Pero ahora no es así. Para responder a la pregunta, deben responder a su vez a otras tres preguntas. “¿Qué requiere la situación? Dadas mis fortalezas, mi forma de desempeñarme y mis valores, ¿cómo puedo hacer la mayor contribución a lo que debe hacerse? Y por último, ¿qué resultados deben alcanzarse para hacer una diferencia?”.

“Durante más de treinta años me he dedicado a enseñar la gestión de las personas en la empresa. Hoy ya no pienso que aprender a dirigir a otras personas sea el aspecto fundamental que los ejecutivos tienen que aprender. Lo que hoy enseño es, sobre todo, cómo gestionarse a sí mismo.”
Peter Drucker, 1999.

“Cuando aprendo a identificar mi estado emocional y descubro como me afecta e influye en todo lo que llevo a cabo, empiezo a ser capaz de decidir estratégicamente que voy a hacer, como voy a hacerlo y para qué. Si además, hago algo para mejorar como me siento, seré capaz de ofrecer lo mejor de mí a los demás, influir positivamente en el clima del equipo (y de la organización) y acercarme mucho más a mis objetivos y a la obtención de los resultados esperados.

Las personas prestan mucha más atención y se dejan influir mucho más por las “personas que atraen” que por las “personas que repelen” y en ambos casos, con aspectos intangibles los que incrementan o bloquean nuestras probabilidades de éxito en cualquier tarea que emprendemos en la organización y en la vida. Por eso resulta necesario que generemos determinadas acciones formativas que estén orientadas a trabajar, desarrollar y adquirir este tipo de habilidades y así convertirnos en ese tipo de personas.” (Migue Angel Díaz)autogestión

 

Posted in Uncategorized | Leave a comment

El valor de su equipo humano es el principal activo de su empresa

C-5

Una revolución silenciosa, pero constante, tomó forma en el seno de las empresas hasta llegar a cambiar un paradigma que fue amo y señor durante más de un siglo: antes era el capital el centro de cualquier organización que buscara consolidarse y crecer ante la vista de la sociedad y los consumidores, pero en la…

http://www.grandespymes.com.ar/2016/01/10/el-valor-de-su-equipo-humano-es-el-principal-activo-de-su-empresa/

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Inteligencia Emocional

Inteligencia emocional: la aptitud emocional

La aptitud emocional es un concepto que determina la posibilidad que tiene todo ser humano de crear y fomentar las cualidades, las habilidades y las características emocionales positivas.

Constituye uno de los pilares fundamentales de inteligencia emocional y, entre otros factores, se basa en la confianza.
Cuando una persona confía en sus emociones, en sus sentimientos y pensamientos se forja su propio destino. Cuando además transmite ese sentimiento de confianza en los demás y lo deposita en ellos se establecen relaciones que fomentan la creatividad y la cooperación, generándose valor añadido.
La aptitud emocional, además de confianza, también necesita una actitud que muestre la predisposición a participar en un diálogo, escuchando y aportando ideas. Si no se está de acuerdo en algo hay que colaborar demostrando ese desacuerdo, siendo habilidoso y evitando caer en disputas, enfrentamientos, ser parcial o defender intereses personales. El debate de ideas contrapuestas facilita el progreso, la creatividad, el diálogo constructivo.
Por otro lado, hay que tener en cuenta que las circunstancias cambian por diferentes motivos y que nos pueden llevar a situaciones/relaciones favorables, desfavorables, planificadas, fortuitas… Cada individuo debe ser capaz de adaptarse a las circunstancias y ser flexible.
Muchas veces es necesario establecer unas líneas estratégicas que permitan fortalecer los diferentes aspectos que interactúan en las aptitudes emocionales como por ejemplo el autoconocimiento, el comportamiento interpersonal, la capacidad de tolerancia… Estas capacidades se pueden aprender en cualquier momento de la vida de una persona. (D.D.H)
inteligencia-emocional-2
Posted in Uncategorized | Leave a comment

La neurociencia demuestra que el elemento esencial en el aprendizaje es la emoción

BIOTMR

 Sin emociones no puede haber atención, ni aprendizaje ni memoria.

El investigador en neurociencia Francisco Mora asegura que el elemento esencial en el proceso de aprendizaje es la emoción porque sólo se puede aprender aquello que se ama, aquello que le dice algo nuevo a la persona, que significa algo, que sobresale del entorno en Neuroeducación, el libro que acaba de publicar en Alianza Editorial. “Sin emoción –dice– no hay curiosidad, no hay atención, no hay aprendizaje, no hay memoria”.

Francisco Mora (Granada, 1945), doctor en Neurociencia por la Universidad de Oxford y catedrático de Fisiología de la Universidad Complutense, ha publicado Neuroeducación (Alianza), un volumen con el que pretende desarrollar “las preguntas centrales que son de interés y preocupación en el mundo de la enseñanza a cualquier nivel y ayudar a desentrañar las claves de cómo contestarlas a la luz de los conocimientos mas recientes…

View original post 623 more words

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Kaizen o la Mejora Contínua-

Sin título

Los continuos y acelerados cambios en materia tecnológica, así como la reducción en el ciclo de vida de los productos, la evolución en los hábitos de los consumidores y la implacable competencia a nivel global que cada día exige a las empresas mayor calidad y variedad y menor coste y tiempo de respuesta, requiere la aplicación de métodos que en forma armónica permita hacer frente a todos estos desafíos.

Dentro de los métodos para la Gestión de la Calidad Total y las Técnicas para el Mejoramiento Continuo, destaca por su sencillez y sentido práctico el Kaizen, un armonioso método de mejoramiento continuo que sobresale por ser aplicable a todo nivel, tanto en la vida social, como en la vida personal y en el mundo de los negocios. En este último se caracteriza por desarrollar una cultura y dar participación a todos los trabajadores, desde la alta gerencia hasta el personal de limpieza. Este método de mejoramiento continuo fue desarrollado por los japoneses tras la segunda guerra mundial y es el Concepto de Economía que hemos preparado para esta semana.

La expresión Kaizen viene de las palabras japonesas “kai” y “zen” (en la imagen) que en conjunto significan la acción del cambio y el mejoramiento continuo, gradual y ordenado. Adoptar el kaizen es asumir la cultura de mejoramiento continuo que se centra en la eliminación de los desperdicios y en los despilfarros de los sistemas productivos. Se trata de un reto continuo para mejorar los estándares, y la frase: un largo camino comienza con un pequeño paso, grafica el sentido del kaizen: todo proceso de cambio debe comenzar con una decisión y debe ser progresivo en el tiempo, sin marcha atrás. Este método se utiliza también en sicología para la obtención de metas. Por ejemplo una persona que desee bajar de peso, debe comenzar con una dieta continua y progresiva en el tiempo. Lo mismo para quien desee correr la maratón. El primer día serán sólo un par de kilómetros, pero el esfuerzo creciente y continuo de cada día permitirán al deportista alcanzar el nivel deseado.

El Kaizen retoma las tecnicas del Control de Calidad diseñadas por Edgard Deming, pero incorpora la idea de que nuestra forma de vida merece ser mejorada de manera constante. El mensaje de la estrategia de Kaizen es que no debe pasar un día sin que se haya hecho alguna clase de mejoramiento, sea a nivel social, laboral o familiar. Se debe ser muy riguroso y encontrar la falla o problema y hacerse cargo de él. La complacencia es el enemigo número uno del Kaizen. Y en su idea de mejoramiento continuo se involucra en la gestión y el desarrollo de los procesos, enfatizando las necesidades de los clientes para reconocer y reducir los desperdicios y maximizar el tiempo. Para el Kaizen, al igual que el Just in Time, el factor tiempo tiene un importancia estratégica.

Al desarrollo del Kaizen han contribuido autores como Masaaki Imai, Ishikawa, Taguchi, Kano, Shigeo Shingo y Ohno. El éxito que el kaizén ha adquirido en la actividad empresarial deviene justamente de la incitación a mejorar los estándares, sean niveles de calidad, costes, productividad o tiempos de espera. La metodología del kaizen permite establecer estándares más altos y las empresas japonesas como Toyota, Hitachi o Sony fueron desde los años 80 un buen ejemplo del mejoramiento continuo de los estándares productivos.

En el desarrollo y aplicación del Kaizen se ven amalgamados conocimientos y técnicas vinculados con Administración de Operaciones, Ingeniería Industrial, Comportamiento Organizacional, Calidad, Costos, Mantenimiento, Productividad, Innovación y Logística entre otros. Por tal motivo bajo lo que podríamos llamar el paraguas del Kaizen se encuentran involucradas e interrelacionadas métodos y herramientas tales como: Control Total de Calidad, Círculos de Calidad, Sistemas de Sugerencias, Automatización, Mantenimiento Productivo Total, Kanban, Mejoramiento de la Calidad, Just in Time, Cero Defectos, Actividades en Grupos Pequeños, Desarrollo de nuevos productos, Mejoramiento en la productividad, Cooperación Trabajadores-Administración y Disciplina en el lugar de trabajo, entre otros.

El tiempo, un recurso estratégico

El Kaizen le da al tiempo el valor que tiene dado que lo considera un recurso estratégico. El tiempo es uno de los recursos más escasos dentro de cualquier organización y, a pesar de ello, uno de los que se desperdician con más frecuencia. Solamente ejerciendo control sobre este recurso valioso se pueden poner en marcha las otras tareas administrativas y prestarles el grado de atención que merecen. El tiempo es el único activo irrecuperable que es común a todas las empresas independientemente de su tamaño. Es el recurso más crítico y valioso de cualquier empresa. Cuando se utiliza, se gasta, y nunca más volverá a estar disponible. Muchos otros activos son recuperables y pueden utilizarse en algún propósito alternativo si su primer uso no resulta satisfactorio; pero con el tiempo no se puede hacer lo mismo. A pesar de que este recurso es extremadamente crítico y valioso, es uno de los activos que en la mayoría de las empresas se maneja con menor cuidado y ello puede ser así porque el tiempo no aparece en el balance o en los estados de resultados, dado que no es tangible y porque parece ser gratis. Pero el tiempo es un activo administrable y de esto toma nota el Kaizen.

La utilización ineficiente del tiempo da como resultado el estancamiento. Los materiales, los productos, la información y los documentos permanecen en un lugar sin agregar valor alguno. En el área de producción, el desperdicio temporal toma la forma de inventario. En el trabajo de oficina, esto sucede cuando un documento o segmento de información permanece en un escritorio o dentro de un computador esperando una decisión o una firma. Todo estancamiento produce despilfarro. Los desperdicios (muda) conducen invariablemente a la pérdida de tiempo, por eso el lugar de trabajo (gemba) debe estar siempre ordenado.

El tiempo es un activo que con frecuencia se desprecia. Si se dilapida pone en peligro el mejor de los planes; si se utiliza cuidadosamente hace que la administración sea más efectiva y menos inquietante. El tiempo es irrecuperable. Al menos en teoría, siempre es posible obtener más dinero o contratar otra persona, pero el tiempo debe utilizarse con prudencia. Una vez que el tiempo se ha gastado, nadie tiene una segunda oportunidad para usarlo.

Este muda es mucho más frecuente en el sector servicios. Mediante la eliminación de los ya mencionados cuellos de botella de tiempo que no agregan valor, el sector servicios debe tener la capacidad de lograr incrementos sustanciales, tanto en eficiencia como en satisfacción del cliente. Por cuanto no tiene costo alguno, la eliminación del muda es una de las formas más fáciles que tiene la empresa para mejorar sus operaciones. Todo lo que tenemos que hacer es ir a los lugares de trabajo (gemba), observar lo que está sucediendo allí, reconocer el muda y emprender los pasos necesarios para su eliminación. El tiempo también puede ser administrado para darle un uso óptimo, en la misma forma que se maneja cualquiera de los activos tangibles de la organización.

En síntesis, el método Kaizen debe contemplar una visión sistémica de la empresa que participe activamente en los procesos productivos, y en la planificación comercial y financiera. Esto implica apelar a diversas estrategias de ingeniería donde la gestión estadística y el uso de las herramientas informáticas permitar aumentar y dar flexibilidad a la capacidad productiva.

Posted in Uncategorized | Leave a comment