Gestion del conflicto

¿Tienes miedo de los conflictos?

¡Esto es perfectamente normal! Instintivamente, nuestro cerebro nos dice que el conflicto es peligroso, por lo que nuestra inclinación natural es luchar o huir. Sin embargo, el miedo al conflicto puede convertir a líderes, gerentes y empleados en “rehenes psicológicos” que están paralizados e incapaces de desafiar a otros.

La verdad es que podemos utilizar el conflicto bien manejado para traer enormes beneficios a personas y empresas. La gestión de conflictos es a menudo uno de los principales impulsores del cambio.

A continuación encontrarás las seis cualidades esenciales para la gestión de conflictos.

1. Crear y mantener un vínculo, incluso con tu “adversario”

Trata a la persona como un amigo, no un enemigo, y basa la relación en el respeto mutuo, la consideración positiva y la cooperación.

2. Establecer un diálogo y negociar.

En todo momento es importante para mantener la conversación relevante, mantenerse concentrado en un resultado positivo y ser consciente de la meta común.

La etapa siguiente es la negociación, en la que se añade la negociación al diálogo. Hablar, el diálogo y la negociación crean dos operaciones genuinas, atractivas y productivas.

3. “Pon el pescado sobre la mesa”

Plantea la cuestión difícil sin ser agresivo u hostil. Una vez que un problema se plantea, podemos trabajar a través del desorden y encontrar un resultado mutuamente beneficioso. Hay que ser directo, atractivo y respetuoso, siempre ayudando a la otra persona a “salvar la cara”. Además, el tiempo es importante. Elegir el momento adecuado y las circunstancias adecuadas es parte de una estrategia de gestión de conflictos eficaz.

4. Comprender las causas de los conflictos

Para poder crear un diálogo encaminado a resolver el conflicto, tenemos que entender la raíz del desacuerdo. Es crucial determinar si un conflicto se relaciona con los intereses o necesidades. Las pérdidas que provocan la mayoría de los conflictos tienen que ver con las necesidades, y esas necesidades pueden conectar a las heridas más profundas que las personas han sufrido en su vida.

5. Utilizar la ley de la reciprocidad

La ley de la reciprocidad es la base de la cooperación y la colaboración. Lo que damos probablemente sea lo que recibiremos. Los seres humanos tienen un patrón profundamente cableado de reciprocidad. El intercambio mutuo y la adaptación interna permiten a dos personas estar en sintonía y empatía con los demás estados interiores. Por lo tanto una técnica poderosa para dominar en cualquier tipo de disputa es la de empatizar con los sentimientos y puntos de vista de la otra persona mediante la gestión de lo que expresamos.

6. Construir una relación positiva

Debemos nutrir la relación, así como perseguir nuestros objetivos. Tenemos que equilibrar la razón y la emoción, porque las emociones como el miedo, la ira, la frustración y hasta el amor pueden interrumpir las acciones de otro modo reflexivo.

Cuanto de manera más efectiva comuniquemos nuestras diferencias y nuestras áreas de acuerdo, mejor vamos a entender las preocupaciones del otro y mejorar nuestras posibilidades de llegar a un acuerdo mutuamente aceptable.

El conflicto está por todas partes. La buena noticia es que el conflicto puede ser muy productivo para las empresas y los particulares y las habilidades de gestión de conflictos se pueden aprender. Estoy convencido de que incluso los conflictos más extremos pueden ser resueltos a través de la unión, el diálogo y la negociación.

Recuerda: HqO – Haz que Ocurra.

Advertisements
Posted in Uncategorized | Leave a comment

Lo que el Coach hace por ti .

¿Qué puede hacer el Coach por tÍ?

De nuevo, …, “la pregunta”. Me encuentro frente a un posible Coachee y me cuestiona. Quiere saber que puede hacer por él un proceso de Coaching.

En un primer término te diré que Coaching no es terapia, no es un espacio para dar o recibir consejos, y no es un espacio para quejarse sin alternativas; el Coach y el coaching pueden “ayudarte” a abrir la mente, a enriquecer tu corazón y allanar el camino de los cambios que deseas realizar en tu vida.

“La mente no debe llenarse como un recipiente, sino encenderse como un fuego” (Plutarco)

Te “ayudará” a apalancar sobre las fortalezas, te dará pistas para inspirarte, a realizar el plan de acción adecuado para “avivar la llama”, utilizando la reflexión y el descubrimiento como pasos previos.

“Trabajo para mantener viva en tu pecho esa pequeña llama de fuego celestial llamada conciencia” (G. Washington)

Auditaremos tus sueños, ayudándote a comprobar cuáles son tus metas reales y objetivos, y ayudándote a que tus sueños te emocionen.
Ayudándote a conocer tus fortalezas y a optimizarlas, a utilizarlas y a seguir el plan, el camino que te lleva a tu objetivo, a no quedarte parado, a no dudar, a MOVERTE.

“Nuestras dudas son traidoras, porque nos hacen perder aquello que pudimos ganar, por miedo a intentarlo” (W. Shakespeare).

El coaching produce cambios en las personas, aumentando su bienestar y felicidad, incrementando su productividad personal y profesional y su eficacia organizacional.

Se basa en hacer ver a la otra persona sus propios recursos y fortalezas, retándose a sí mismo, para ir desde una realidad actual a una realidad deseada. En definitiva, desarrollarse, crecer, conseguir, mejorar.

(basado en texto de J.C. Cubeiro)

Solicitar la ayuda de un profesional cualificado, no sólo en este ámbito, si no en cualquier otro, no supone presentarse al mundo como alguien inferior. Solicitar la ayuda de un profesional cualificado denota inteligencia y sabiduria.

No es fuerte el que no necesita ayuda, sino el que tiene el valor de pedirla cuando la necesita.

Recuerda: HqO -Haz que ocurra

Posted in Uncategorized | Leave a comment

La Elección

el sueño
En una de esas tierras lejanas de las que nos hablan algunos cuentos, donde, normalmente, reina la paz, la alegría y la felicidad, reinaba un emperador de rancio abolengo, que había heredado de su padre el trono, el cual, a su vez lo había heredado del suyo, y éste del suyo, y así sucedió desde inimaginables generaciones que ni tan siquiera el mismo Emperador podía recordar.
Sin embargo, y a pesar de tanta alegría y felicidad, siempre había existido un pequeño temor que había preocupado a los habitantes de aquella lejana tierra, y, como no, al bueno del emperador.
Esta preocupación, que al inicio de su reinado, era pequeña, ínfima, había ido creciendo, madurando, haciéndose más y más fuerte, llegando a dominar, casi por completo la mente de nuestro Gran Gobernante.
Anteriormente a Él, no había existido demasiado problema en cuanto a la sucesión. Todos los anteriores emperadores habían tenido un hijo solamente, o una hija, o un hijo y una hija, con lo cual, y según la ley sucesoria del reino no quedaba lugar a dudas de quién debería ocupar el sillón en la Gran Sala del Trono.
Pero nuestro Emperador, y, en secreto, la Emperatriz, Los Nobles de la Corte y, en general el Pueblo, habían visto como la Inquietud del Gobernante se hacía más y más pesada con el pasar de los años.
Estaba muy cercano el momento de ceder el trono a su sucesor y a todos les invadía la duda de cómo se llevaría a cabo tal situación.
Al contrario que sus antecesores la Emperatriz de nuestro Monarca había concebido dos hijos, dos Gemelos Los dos nacidos en el mismo instante. Ambos de las mismas características. Ambos habían crecido en el seno de la Corte, estudiando y formándose con gran éxito para regocijo de sus Padres y del resto de Nobles de la Corte quienes veían asegurada la sucesión en cualquiera de los dos casos de forma plena y satisfactoria para todos.
No obstante, solo uno de ellos podía llegar a ser Emperador, y, al parecer, ambos podían llevar a cabo dicha empresa, ya que ambos estaban cualificados para Ello, y ambos eran queridos por los Nobles y el Pueblo.
Tal situación causaba una gran preocupación al monarca ya que tenía que tomar la decisión. Tenía que escoger a uno de sus dos hijos para que que llevase el peso de la Corona y debía escoger el correcto. ¿Qué pasaría si no lo hiciera asÍ?. ¿Que ocurriría si al final de su vida se preguntase si había cometido un gran error y había escogido al menos capacitado?. Toda su vida habría sido en balde. Cometer un error como ese al final de su vida sería como borrar todos los logros que había conseguido durante la misma de un solo plumazo.
La preocupación se hacía más acuciante cada día, y el Emperador la iba retrasando tanto y cuanto más podía con la finalidad de no tener que enfrentarse a esa decisión.
Un buen día nuestro Gobernante tuvo un sueño. Soñó que planteaba a ambos Jóvenes una prueba, y aquel que la solventase de la manera más óptima sería quién le sucediese en el cargo.
Mandó llamar a ambos Príncipes y les expuso sus preocupaciones primer, para posteriormente hacerles prometer que cualquiera que fuera el resultado de la prueba, el que no consiguiera el trono debería permanecer al lado del que lo había conseguido para darle su apoyo, sin rencores ni resentimientos.
Los Príncipes accedieron. Así lo escribieron el el Libro de leyes de Palacio, y así lo firmaron, rubricaron y sellaron con sus anillos ante un centenar de testigos entre los que se encontraban la Emperatriz, los Nobles y los hombres Sabios y buenos del Consejo Popular.
Al día siguiente de tal acuerdo el Emperador hizo colocar dos inmensas piedras de gran peso en medio del patio central del Palacio, asignando una piedra a cada uno de los Príncipes, y dándoles esta instrucción: -”Tenéis que ser capaces de mover esta piedra de su lugar y llevarla a un rincón del patio del Jardín. Da igual el tiempo que os lleve hacerlo, pero la piedra ha de acabar en la esquina del patio”.
Ambos  Príncipes pensaron que aquel día era mejor descansar y empezar la tarea temprano en  la mañana, pues se trataba de una ardua tarea que probablemente les llevaría toda la jornada realizar.
A la mañana siguiente ambos se levantaron a la misma hora, y el primero sin pensarlo dos veces, bajó al Jardín de Palacio, donde estaba esperándole su piedra. Su  ansia, su ímpetu, su gran interés y compromiso le empujaron hacia aquel monolito y arremetió contra él como un toro contra un capote, con fuerza, con nobleza, con mucho ímpetu, sabiendo que el futuro del reino dependía del resultado de su gesta. Empezó a empujar y a empujar con todas sus fuerzas, la piedra se movía muy poco a poco pero se movía, eso animó al joven príncipe que siguió empujando con todo su empeño para que la piedra abandonase el centro del patio y se colocase en la esquina pertinente.
Mientras tanto, el segundo príncipe, viendo el esfuerzo que su hermano estaba realizando y lo inmenso del objeto de su hazaña se sentó frente a la piedra y empezó a meditar, ante el asombro de todos los presentes que también se habían levantado temprano para observar tal gesta.
El primer príncipe había conseguido recorrer tres metros lineales y ya era mediodía, mientras que el segundo príncipe seguía sentado frente a su monolito, meditando.
Al rallar las cuatro de la tarde, más o menos, el primer príncipe había conseguido mover la roca a mitad de la distancia exigida por el reto, pero estaba casi extenuado y las fuerzas le estaban abandonando. Era un hombre fuerte, pero la gesta era inmensa y el era, al fin y al cabo un ser humano.
El segundo príncipe, ante la mirada atónita de los espectadores, se levantó y abandonó su puesto, se dirigió a sus aposentos en silencio, cabizbajo y pensativo. Los Nobles y miembros de los consejos, así como la emperatriz no dejaban de murmurar y preguntarse si el joven príncipe había abandonado antes de empezar, ya que eso era lo que parecía. ¿Se había rendido ante el inmenso esfuerzo que estaba viendo que su hermano estaba realizando?. Ante tal situación reclamaron al emperador la victoria del primero. Pero el Emperador haciendo gala de su justicia, equidad y bien hacer, con la prudencia que le había caracterizado durante su reinado pidió a todos que tuvieran paciencia y que esperaran a que la gesta terminara con el resultado solicitado a los príncipes.
La noche se abalanzó sobre el jardín y el primer príncipe había recorrido las tres cuartas partes del camino, y el segundo seguía en sus aposentos.
A todo el mundo le pareció correcto que la prueba se aplazara para ser finalizada al día siguiente. Era evidente que solo cabía esperar que el primer príncipe finalizara la tarea, ya que el segundo había abandonado antes de empezar, y por lo tanto no merecía aspirar a la sucesión, así es que todo el mundo se retiró a descansar a la espera del nuevo día.
Nada más despuntar el Alba el segundo príncipe, que había pasado la tarde en sus aposentos visitó a su padre, el Emperador, aún en el lecho, y le espetó:-” Padre, para realizar la gesta encomendada de buena manera, con un resultado óptimo, en el menor  tiempo posible, y sin desperdiciar fuerzas, ni tampoco elementos de manera inútil, necesitaré de tu experiencia y ayuda, de tal manera lograré realizar la gesta en menos de una hora con los resultados esperados.”
Aunque pudiera parecer favoritismo, el Padre, el Emperador, intrigado, y motivado por el planteamiento de su hijo accedió a lo solicitado y se puso en sus manos.
El segundo príncipe solicitó la ayuda de su Padre, y de media docena de fornidos soldados para transportar una gran palanca con asideros forjada durante la noche, con sus propias manos en la herrería de palacio. Al llegar en frente del monolito, calzó el punto de apoyo, hincó la gran palanca bajo la base del monolito, solicito a su padre y alos soldados se colocaran uno en cada asidero y les dio la orden de empujar hacia abajo todos a una. así lo hicieron entre todos y el monolito, la gran roca, del impulso dado por el movimiento provocado por la palanca rodó hasta una distancia muy cercana a la esquina exigida. El Príncipe, volvió a dar la misma orden, y en un segundo movimiento la Gran Roca rodó hasta su esquina.
Los asistentes que habían ido llegando quedaron atónitos por el resultado de la Gesta. El Primer príncipe, boquiabierto, no cabía en sí mismo observando cómo su hermano había conseguido hacer rodar aquella roca hasta el lugar exigido en menos de una hora, y no articulaba razonamiento alguno.
El segundo Príncipe, no sólo agradeció el esfuerzo de los soldados y su padre, si no que dio el mérito de la gesta a los mismos, subrayando que sin su colaboración no hubiera sido capaz de conseguir el resultado que había conseguido.
El silencio se hizo en aquel jardín  la espera de las palabras del Emperador, quien giró su cabeza y vio como su primer Príncipe seguía empujando aquel obelisco entre gemidos y maldiciones.
Al ver a su hermano empujar con tal brío, el segundo príncipe inició carrera y plantó las palmas de sus manos junto a las de su hermano y al mismo tiempo ordenó a  su media docena de soldados que hiciera lo propio. Ante tal fuerza la piedra rodó los pocos metros que le faltaban para llegar a aquella endemoniada esquina.
Todos quedaron ojipláticos ante tal acción, mientras que el segundo príncipe gritaba a los presentes que una victoria sobre el fracaso de su hermano no sería una victoria, sino también un fracaso, puesto que nada bueno puede construirse aprovechándose  del fracaso de los demás. Sí, en cambio se puede cimentar un gran futuro sobre la base de la comprensión, el trabajo duro, en el compartir lo bueno y lo malo.
Ante tal disertación, breve, pero concisa, el Emperador solicitó retirarse a la sala de trono junto con los Consejos de hombres buenos y sabios, y los nobles de la Corte.
Pero antes de llegar a cualquier conclusión el Joven segundo Príncipe, joven pero sabio, hizo la siguiente reflexión:
-” Padre, Emperador, Madre, Emperatriz, Hermano mío, Nobles y Ciudadanos de esta tierra. No voy a negar mi ilusión por ceñir la corona y asir el cetro Imperiales, no obstante tengo que añadir que no se puede castigar el ímpetu, la ilusión, la fuerza, el bien hacer, de aquel que ha puesto todo su empeño en solventar satisfactoriamente la prueba impuesta. Mi hermano. El que me inspiró con su esfuerzo para meditar en otra forma de resolver la cuestión que nos ocupaba. Mi primera intención, fue, como él, lanzarme sobre la roca y empujar, pero al ver su esfuerzo sobrepasado por el tamaño y el peso del objeto a mover me dije para mis adentros que tenía que encontrar mejor solución que aquella, por lo que medité y evalué, una vez la idea vino a mí y supe cual era mi objetivo, intenté ser lo más realista que pude y planeé como llevar a cabo la acción en sí, y al ver que solo  tardaría y gastaría esfuerzos de forma vana solicité la creación de un equipo que me ayudó en mi empresa. Y así juntos conseguimos lo solicitado.
Padre, es cierto que no conseguí finalizar la gesta sólo, por Ello acataré de buen modo cualquiera que vuestra decisión sea”.
El buen Emperador ante tal disertación quedó callado durante unos instantes y observó las caras de los presentes. Unas con sorpresa, otras con impaciencia, y, las más, con preocupación por la posible decisión.
Dijo pues el Magno Hombre así:
-“Es bien cierto que tu mi Príncipe has puesto todo tu empeño en realizar la tarea y toda tu fuerza, y toda tu ansia, lo cual evidencia tu Gran Fuerza. También es cierto que de no ser por la ayuda recibida hubieras, quizá finalizado la tarea, aunque más tarde que tu hermano. También es cierto que tú mi segundo Príncipe has sabido evaluar, planificar, reconocer tus puntos débiles, solicitar la ayuda pertinente, preparar y liderar la ejecución de la tarea, lo cual deja en evidencia tu Gran Sabiduría. Sea pues esta mi decisión. Ya que ambas cualidades considero de igual importancia en un futuro Monarca, ambos considero los pilares que sustentarán un gran reinado, sed ambos los próximos gobernantes de éstas tierras en igualdad de condiciones. Estoy seguro que la combinación de ambos será fuerte e indestructible, ya que la Sabiduría guiará a la Fuerza, y ésta sustentará la tranquilidad de la primera. Vestid, pues, ambos los mantos Imperiales y encarguemos a nuestros orfebres dos coronas y dos cetros para que todo el mundo sepa que ambos juntos reinaréis en estos lares”.
Todo el mundo quedó satisfecho con la decisión del viejo emperador y el próximo reinado fue uno de los más prósperos de los nunca existieron en aquel Imperio.
Posted in Uncategorized | Leave a comment

Autoconocerse, una gran herramienta.

 

CONOCERSE A UNO MISMO

 

¿Conocerse a uno mismo?, ¿autoconocerse?. Siempre que hablo con alguna persona al respecto de este tema pregunto: -“¿estás seguro de que te conoces a ti mismo?”. El noventa por ciento de las personas me contestan con una afirmación rotunda. No obstante, cuando paso al siguiente nivel de preguntas y les planteo que, para empezar, me digan tres rasgos emocionales positivos que le caracterizan, raramente llegan a tres el cien por cien de las personas.

Si no logras conocerte a ti mismo, ser consciente de tus fortalezas y debilidades, aprender a identificar tus estados de ánimo y las consecuencias que estos pueden tener en tu comportamientos, difícilmente podrás controlar tus reacciones y utilizarlas productivamente.

Y básicamente de eso se trata de poder controlar nuestras reacciones en esos momentos críticos en los que, de actuar correctamente podemos sacar un beneficio altamente positivo. De tal forma que al comprender correctamente nuestros sentimientos, y comprender también los de los demás podamos actuar de forma efectiva en todas nuestra relaciones.

Haga Usted este sencillo ejercicio, de forma veraz, sin engañarse y sin pensar en lo que, socialmente, es correcto o incorrecto. Intentando romper con los tópicos del pasado que tanto nos ha anclado en nuestras actuales posturas.

Conteste a lo siguiente:

  • ¿Cuáles son los tres rasgos emocionales positivos que destacaría de Usted?
  • ¿Qué tres rasgos emocionales negativos diría que le caracterizan?
  • ¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?
  • ¿Qué es lo que menos le gusta de su trabajo?
  • ¿Qué es lo que hace que merezca la pena levantarse cada mañana?
  • ¿Cómo piensa que los demás le ven?
  • ¿Ha preguntado a algún amigo, últimamente, cómo le ven realmente?
  • ¿Cuida lo suficiente a ese tu con el que convive cada segundo del día?
  • Si pudiera, sinceramente, ¿qué cambiaría en tu vida?

Respondiendo a estas preguntas empezaremos a conocernos a nosotros mismos y contra más nos conozcamos mejor podremos vivir nuestro día a día, mejor nos enfrentaremos a los conflictos (incluso en ocasiones los vadearemos), las incertidumbres empezarán a desaparecer e iniciaremos un nuevo camino lleno de grandes posibilidades.

“Tener conciencia de uno mismo es reconocer nuestra personalidad, nuestras fortalezas y debilidades, nuestros gustos y lo que no nos agrada. Si quieres revelar tu felicidad interior debes conocer y comprender quién eres y qué te distingue. Desarrollar conciencia de ti mismo puede serte útil para saber cuándo estás estresado o bajo presión. Es esencial para comunicarse con eficacia y tener buenas relaciones interpersonales. Además es de gran importancia para desarrollar empatía hacia los demás.” 

(Eléxito.com)

En la medida en que empieces a conocerte mejor, comenzarás a despojarte de tus inhibiciones. Al mejorar tu conciencia propia, tendrás confianza para ser más abierto, compartir información relevante, mejorar la comunicación y relacionarte mejor con los demás.

Piensa, por ejemplo, en qué tipo de actitudes ajenas son las que pueden provocarte las mayores reacciones de enfado.

Pregunta a alguien de tu confianza (se valiente) qué emociones cree que predominan en ti.

“Si conoces a los demás y te conoces a ti mismo, ni en cien batallas correrás peligro; si no conoces a los demás, pero te conoces a ti mismo, perderás una batalla y ganarás otra; si no conoces a los demás ni te conoces a ti mismo, correrás peligro en cada batalla.”

(Sun Tzu – El arte de la guerra)

Decía Alejandro Magno que “Conocerse a uno mismo es la tarea más difícil porque pone en juego directamente nuestra racionalidad, pero también nuestros miedos y pasiones. Si uno consigue conocerse a fondo a sí mismo, sabrá comprender a los demás y la realidad que lo rodea”

Creemos que nos conocemos, pero, … , ¿en cuántas ocasiones nos hemos sorprendido en una reacción fuera de lugar, o reflexionando después de haber tenido una experiencia poco deseable?. ¿No hubiera sido más sencillo el reconocer nuestras emociones y evitar llegar a donde en esos momentos llegamos, con nuestro amigo, pareja, hijo, hermano,…?

El conocerse a uno mismo, tarea harto difícil ya que está ligada a un proceso de auto-sincerización nada fácil de llevar, es una de las grandes herramientas que poseemos y que utilizamos poco, incluso nada.

Saber realmente cómo somos, qué sentimos o qué metas queremos alcanzar son capacidades que se asocian a la inteligencia interpersonal, la cual no es más que la capacidad de entender quiénes somos, saber identificar nuestras emociones y actuar en consecuencia.

Aprendiendo a identificar nuestras emociones negativas para tornarlas en positivas es una de las mejores herramientas que puede echar en tu caja de herramientas.  Cuando surja la emoción, identificada, ¿cómo y por qué has llegado hasta ahí?, intenta reconducirla hacia un estado positivo

Erich Fromm: “El autoconocimiento comienza por la auto aceptación. Acéptate y te conocerás mejor”. Analiza cuáles son tus capacidades y tus limitaciones. Fíjate metas a corto y medio plazo en función de las mismas. Esto reforzará tu autoestima y te enseñará a aceptarte tal y como eres. Una vez sepamos como somos, aceptarnos tal cual es uno de los grandes triunfos en nuestro arduo camino del desarrollo personal.

Conociéndonos a nosotros mismos mejoraremos las relaciones con nosotros mismos y con los demás.

“Sólo sabiendo quiénes somos podremos empezar a ser mejores para nosotros mismos y para los demás” (Bucay)

Recuerda: H.q.O – Haz que Ocurra

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Tu conducta te dirige

TU PROPIA CONDUCTA TE CONDUCE A LA CONSECUCIÓN DE TUS SUEÑOS.

¿Tienes algún sueño?. ¿Tienes alguna ilusión que quieras cumplir?.

Pongamos algún ejemplo. ¿Has querido alguna vez ser diferente de cómo eres?. ¿Si?. ¿Qué es lo que te ha impedido cambiar?. ¿Lo has intentado con persistencia? .

Supongamos que te has levantado una mañana, has ido a tu cuarto de baño, has apoyado las manos en el lavadero, levantado los hombros y has dejado escapar un gran soplido antes de mirarte al espejo.

Y mirándote fijamente a los ojos te dices a ti mismo: -“Esto no puede ser, no puede seguir así. Tengo que hacer algo, y lo tengo que hacer ya.”

Prosigues entonces con tu rutina de aseo matutino, y te vistes, quizá vas a prepararte un café, una infusión o aquello que por las mañanas más te apetezca tomar. Desayunas ligero tocándote la barriga y pensando: -“Tengo que hacer más ejercicio.”

Coges tus bártulos, revisas que lleves todo lo que necesitas en tus bolsillos, bolso o cartera, coges tus llaves y sales a la calle cerrando la puerta tras de ti.

Una vez en el exterior, miras hacia arriba y piensas: -“Ojalá no llueva, aún no he comprado el mini paraguas que quería para llevar en la cartera”.

Metes la mano en tu bolsillo sacas un paquete de cigarrillos, lo miras, extraes uno que te llevas a los labios, mientras con la otra mano acercas el encendedor al pitillo y lo vas encendiendo, no si antes suspirar y pensar,: – “Este paquete será el último, después lo dejo definitivamente.” Y vas y,…, puñeta, ¡TE LO CREES!

Pero,…, ¿Tu qué eres?, ¿Quién eres?, ¿no te das cuenta de lo que estás haciendo?. ¿Quieres moverte ya de una vez?. ¿Quieres empezar a ser consecuente con tus pensamientos y no traicionarte a ti mismo?.¿Por qué te mientes?.

¡BASTA YA!. ¡TANTAS BUENAS INTENCIONES ABRUMAN!. Por Favor, deja de pensar y actúa.

¡DA EL PRIMER PASO Y DEJA DE PONER EXCUSAS QUE NO TE LLEVAN A NINGÚN SITIO!.

¡HAZ QUE LAS COSAS OCURRAN DE UNA VEZ!. ¡DA EL PRIMER PASO!.

Haz una lista de todas aquellas cosas que, según Tú, deberías hacer por orden de prioridad y empieza a cumplir con tus objetivos.

Pon Fecha a esas cosas. Escribe para cuando piensas conseguirlo y HÁZLO.

¡HÁZLO!. ¡NO DUDES!. ¡EMPIEZA YA!

¡HAZ QUE LAS COSAS OCURRAN!

Está en tus manos el que todas esas cosas que te repites a diario se hagan realidad.

¡ACTÚA YA!

Recuerda: La actitud lo es todo. Haz que Ocurra.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA IMPORTANCIA DE LA INTELIGENCIA EMOCIONAL

LA IMPORTANCIA DE LA INTELIGENCIA EMOCIONAL

 

 

brain hart

 

El éxito en la vida tiene mucho que ver con el dominio de la Inteligencia Emocional. Un conocimiento pobre de las emociones y una regulación deficiente afecta negativamente a nuestro bienestar y nuestro rendimiento.

En un sentido muy real, todos nosotros tenemos dos mentes, una mente que piensa y otra mente que siente, y estas dos formas fundamentales de conocimiento interactúan para construir nuestra vida mental.

El control de la vida emocional y su subordinación a un objetivo resulta esencial para espolear y mantener la atención, la motivación y la creatividad.

Es la combinación entre el talento razonable y la capacidad de perseverar ante el fracaso lo que conduce al éxito.

Las críticas adecuadas no se ocupan tanto de atribuir los errores a un rasgo de carácter como de centrarse en lo que la persona ha hecho y puede hacer.

Dominar el mundo emocional es especialmente difícil porque estas habilidades deben ejercitarse en aquellos momentos en que las personas se encuentran en peores condiciones para asimilar información y aprender hábitos de respuesta nuevos, es decir, cuando tienen problemas.

 

Estas habilidades pueden desarrollarse. A continuación te relaciono 5 sencillos ejercicios para implementar la Inteligencia Emocional.

“5 ejercicios para mejorar tu Inteligencia Emocional.

1. Conocerse a uno mismo

Cuando llegue la noche, analiza cómo te has sentido a lo largo de tu jornada. ¿Has actuado cómo tu deseabas? ¿Te has expresado, defendido de acuerdo a tus propios valores?

“Conocerse a sí mismo es el principio de toda sabiduría.”
-Aristóteles-

2. Regulación emocional

Cuando notes que estás a punto de “caer” o de “explotar” visualiza una pequeña habitación tranquila y aireada. Es tu palacio de pensamientos. Antes de actuar, piensa, razona y analiza la situación. Solo después de haber conseguido esa autoregulación, toma una decisión.

Nadie más tiene control sobre tu vida más que tú mismo, no lo olvides nunca. Así que no permitas que te lleven a terrenos ajenos donde perdamos la calma o nuestra identidad. Trabaja tu equilibrio interior.

3. Empatía

La empatía es un concepto que todos conocemos y valoramos, pero no lo ponemos en práctica tanto como deberíamos. Nos es más fácil ponernos en el lugar de esas personas que más sentimientos positivos nos trasmiten. Nos identificamos mejor con ellas y el nivel de comprensión y acercamiento es más intenso.

4. Automotivación

Puede que hoy no te apetezca, que no tengas ganas. Pero a partir de este momento haremos un sencillo ejercicio: vamos a mirar el lado bueno de las cosas, dejando relegado lo negativo. Levántate cada día pensando en algo que te ilusione y que deseas conseguir.

5. Habilidades sociales

Vamos a intentar comunicarnos un poco mejor, y no solo mediante las palabras, también con los gestos. Acércate más a las personas que tienes a tu alrededor, dibuja una sonrisa, ofrece una caricia, una palmada en la espalda o un abrazo. Verás que la reacción de quienes te rodean, es diferente.”

(Fuente: La mente es maravillosa)

“Como seres humanos, todos queremos ser felices y estar libres de la desgracia, todos hemos aprendido que la llave de la felicidad es la paz interna. Los mayores obstáculos para la paz interna son las emociones perturbadoras como el odio, apego, miedo y suspicacia, mientras que el amor y la compasión son las fuentes de la paz y la felicidad.”
(Dalai Lama)

“En la última década, la ciencia ha descubierto el rol que las emociones juegan en nuestras vidas. Los investigadores han encontrado que incluso más que el cociente intelectual, la conciencia emocional y habilidades para controlar sentimientos, determinarán nuestro éxito y felicidad en todos los ámbitos de la vida, incluyendo las relaciones familiares.”
(John Gottman)

 

 

Posted in Uncategorized | Leave a comment

CONSIGUE TUS OBJETIVOS

 

CONSIGUE TUS OBJETIVOS

cropped-escalera-meta.jpg

Las personas tenemos objetivos y retos, es algo natural, nos gusta conseguir metas que ahora solo anhelamos y nos entusiasma ver hechos realidad nuestros sueños personales
y profesionales.

Si analizas todas las áreas de tu vida o de una empresa es fácil que encuentres algunos aspectos que te gustaría mejorar, y cuanto más los analices, más aspectos puedes encontrar para optimizar.

Pero, …, ¿qué hacer?. Aquí tienes algunas ideas que puedes poner en práctica fácilmente,

1. Olvida las Fantasías, que no los sueños.

Olvídate de lo que harías “si…”. Abandona el cuento de “la lechera”, céntrate en tu objetivo real (SUEÑO). Hay personas que pueden pasarse semanas, meses e incluso años imaginando que alcanzan el trabajo de sus sueños pero en la práctica cotidiana hacen muy poco para lograr su objetivo. Sólo piensan, pero no actúan.

2. Starting Block. Inicia el proceso. Da el primer paso.
El paso más difícil para cualquier persona es “Empezar”, pero si no lo haces, si no das el primer paso ten por seguro que no lo conseguirás.

3. Focaliza. Visualízalo, visualiza el proceso, no el resultado.
Todos tendemos a imaginar el resultado que hemos logrado al alcanzar los objetivos. Y esto es positivo porque nos motiva a continuar con el árduo trabajo que nos espera por delante.

4. Olvídate de tus hábitos. Cambia si es necesario.
En el cambio reside el inicio del resultado. Reestructuremos nuestros hábitos para asumir tareas que realmente respondan a nuestros objetivos finales.

5. Evita pensar en términos INDIFERENTES.

Evita los “Bueno, da igual”. O, “Ya estoy bien como estoy”. O, “Al fin y al cabo es inútil”, o los  “no estoy hecho para esto”, y sentencias similares.

Piensa en que cualquier cosa que seas capaz de pensar, con trabajo y esfuerzo serás capaz de realizar.

6. Focaliza la Meta Final.
Si la Meta final es muy importante y te parece lejana, establece METAS INTERMEDIAS. Trabaja por ETAPAS (como los ciclistas en un Tour).

BASICAMENTE : PIENSA EN TU OBJETIVO + INCIALA +HAZLO + HAZLO DE NUEVO + INTÉNTALO DE NUEVO + INTÉNTALO OTRA VEZ = CONSIGUE TU OBJETIVO

(Si necesitas ayuda, no dudes, pídela)

Recuerda: HqO – Haz que Ocurra.

Posted in Uncategorized | Leave a comment